Espinacas con quinoa y guacamole

De pequeña nunca hubiera pensado  que alguna vez de mayor me iban a gustar las espinacas… Recuerdo, esos potajes de Semana Santa con garbanzos y espinacas, bastante desagradables ya sólo visualmente, o esas espinacas congeladas que se sofreían con ajo… El caso, es que ahora, no sólo las como, sino que me gustan… Y todo empezó con una receta de mi primer libro de cocina vegetariana (espinacas con garbanzos al estilo árabe), un libro que compre en Londres con mi amiga Flavia. Ella se iba de vuelta a Argentina y coincidimos un fin de semana para despedirnos. En lugar de irnos de compras a Oxford Street nos fuimos a las librerías de Charing Cross Road y compramos libros, como el que compra calcetines en el Primark, y nos tomamos un té en la cafetería del local… El libro en cuestión, “Vegetarian and vegetable cooking” de Christine Ingram, supuso mis primeros contactos con la cocina vegetariana, y todas mis primeras recetas de cremas y garbanzos salieron de dicho libro…

Esta receta, prepara las espinacas de forma muy similar pero las acompaña con quinoa y guacamole, una mezcla bastante peculiar pero deliciosa!

INGREDIENTES (para 2 personas)espinacas con quinoa

  • 1 cuchara de aceite de oliva
  • 1 cebolla mediana cortada en cuartos y luego en finas tiras
  • Sal
  • 3 dientes de ajo machacados
  • 1 tomate maduro troceado
  • 1 cucharilla de comino en polvo
  • 1/2 taza de vino blanco
  • Media bolsa de espinacas frescas
  • Guacamole para acompañar
  • 2 tazas de Quinoa o Arroz

RECETA

  1. Se prepara el arroz o la quinoa. Para esta receta, he probado a cocinar la quinoa en la arrocera (y así no usar otro cacharro) y el resultado ha sido satisfactorio. Un cantidad de quinoa por dos de agua.
  2. El guacamole se prepara siguiendo las instrucciones de la receta del seitan.
  3. Calienta una sartén a fuego medio-alto y añade el aceite. Saltea las cebollas con una pizca de sal unos 5 minutos.
  4. Añade el ajo y saltea otro minuto más.
  5. Añade el tomate, el comino, un poquito más de sal y sofríe durante otro minutos más, o hasta que el tomate suelte bien su jugo.
  6. Añade el vino blanco, lleva a ebullición, y cocina otro minuto (en este momento el olor de la mezcla es simplemente delicioso)
  7. Baja el fuego y añade las espinacas en tandas, removiendo constantemente hasta que se reduzcan adecuadamente.
  8. Para servir, cubre la la quinoa o el arroz con la mezcla de espinacas y acompaña con el guacamole. Se puede añadir un poco de salsa picante.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s