Puchero de lentejas peladas amarillas con quinoa

Las lentejas peladas amarillas están desprovistas de su piel por lo que son muy recomendables para las personas con problemas digestivos, pues al estar carentes de la piel facilitan la digestión. Son de cocción rápida, no es necesario ponerlas en remojo y las venden en casi todos los supermercados. Además, son de producción nacional.
En la India, donde existe una mayoría de población vegetariana, son la estrella de la cocina, junto con los guisantes y los garbanzos. La propiedades nutricionales son extensas, una simple búsqueda en google nos dará una idea… En España, también son consumidas y seguramente tengan algo que ver con el hecho de que somos el segundo país más longevo del mundo después de Japón. Ya sabéis, seguid una dieta mediterránea e ingerid legumbres para una vida larga y sana!

INGREDIENTES (para 4-6 personas)img_1623

  • 2 cucharas de aceite de oliva
  • Sal
  • 1 cebolla roja finamente picada
  • 2 dientes de ajo picados
  • Una cucharilla de jengibre fresco rallado
  • 1 pimiento rojo pequeño finamente picado
  • 2 zanahorias en finas medias luneas
  • 2 patatas troceadas
  • 1 lata de tomate entero en su jugo
  • 2 tazas de lentejas amarillas peladas, lavadas
  • 1 taza de quinoa, lavada
  • 1 y 1/2 litro de agua
  • 1 cuchara de pasta de miso blanco o pastilla de caldo vegetal
  • 1 cuchara de harisa (al gusto)
  • 4 cucharas de cream vegetal de soja u otra (opcional)
  • Cilantro fresco para servir

RECETA

  1. En una olla grande, calentamos el aceite a fuego medio y salteamos la cebolla con el ajo, el jengibre y una pizca de sal durante 5 minutos.
  2. Añadimos el pimiento y seguimos salteando otros 5 minutos más.
  3. Incorporamos la zanahoria y seguimos cocinando 5 minutos más. Se puede añadir un chorro de agua si las verduras se pegan demasiado.
  4. Agregamos las patatas, el tomate, las lentejas y la quinoa y removemos un minuto. Inmediatemente después, añadimos el agua con la pasta de miso y la harisa.
  5. Llevamos a ebullición, bajamos el fuego, y cocinamos tapado durante unos 25 minutos. Si fuera necesario, se podría añadir más agua a lo largo del proceso rectificando el punto de sal. Dependerá de si nos gusta más expeso o líquido.
  6. Una vez las legumbres están hechas, añadimos la nata para darle una textura más cremosa. Removemos durante un minuto y retiramos.
  7. Servirmos con cilantro fresco picado.

Yo preparé una gran cantidad para poder congelar y tener comida en estos días de frío intenso!

 

 

1 Comment

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s